La presión arterial alta, también conocida como hipertensión, es una epidemia en los Estados Unidos afectando a casi la mitad de la población y muchas personas ni siquiera saben que tienen esta condición. [1] La presión arterial mide la cantidad de fuerza ejercida contra las paredes arteriales a medida que la sangre fluye a través de ellas. Si no se trata, la presión arterial alta puede llevar a muchos problemas de salud graves.

Sin embargo, según algunas estimaciones, sólo aproximadamente la mitad de los pacientes a los que se les ha diagnosticado hipertensión, la tienen bajo control. [2] Afortunadamente, hay soluciones disponibles para prevenir la hipertensión, así como tratamientos para ayudar a los pacientes a recuperar el control si su presión arterial ya es alta.

Por supuesto, el tratamiento y la prevención efectivos se basan en una comprensión profunda de la presión arterial. Si no estás seguro del riesgo que tienes de desarrollar hipertensión o ya te han diagnosticado, esto es lo que necesita saber sobre "el asesino silencioso".

¿Qué niveles de presión arterial son considerados saludables?

Cuando te toman la presión arterial, te dan dos números. El número superior representa la presión arterial sistólica o la presión que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias con cada latido cardíaco. El segundo número es tu presión arterial diastólica, que mide cuánta presión ejerce la sangre contra las paredes de las arterias en reposo entre latidos.

Categorías de presión arteria

Aquí está el desglose de las categorías actuales de presión arterial y sus rangos (medidos en mmHg):

  • Normal: sistólica <120; diastólica <80
  • Elevado: sistólica 120-129; diastólica <80
  • Presión arterial alta (hipertensión) etapa 1: sistólica 130-139; diastólica 80-89
  • Presión arterial alta (hipertensión) etapa 2: sistólica 140 o más alta; diastólica 90 o superior
  • Crisis hipertensiva: sistólica> 180; diastólica> 120 [3]

Individuos con presión arterial normal deben someterse a una prueba de presión arterial al menos cada dos años; todos los demás pacientes deben seguir las recomendaciones de su médico para las pruebas, que pueden incluir pruebas en el hogar.

Los peligros de presión arterial alta

La presión arterial alta aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, dos de las causas más comunes de muerte en los Estados Unidos. [4] La presión adicional en las paredes arteriales puede dañar los vasos sanguíneos y los órganos de todo el cuerpo. Cuanto más tiempo se descontrola la condición, más daño puede ocurrir.

La presión arterial alta puede endurecer y engrosar las paredes arteriales, lo que lleva a una afección denominada aterosclerosis que aumenta el riesgo de ataque cardíaco y de accidente cerebrovascular. La presión arterial alta también está relacionada con insuficiencia cardíaca, aneurisma, complicaciones renales, problemas o pérdida de la visión, demencia y demencia vascular.

Además, la hipertensión es uno de los elementos del Síndrome Metabólico: el grupo de trastornos que incluyen niveles altos de triglicéridos y de insulina, entre otros síntomas asociados con un mayor riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. [5]

Por lo tanto, no es sorprendente que los médicos le pidan a sus pacientes que estén atentos a la prevención y el control de la presión arterial alta, así como a los posibles síntomas.

Síntomas de la hipertensión

Como se mencionó anteriormente, la presión arterial alta a menudo se conoce como "el asesino silencioso", principalmente porque suele ser asintomática, incluso cuando la presión arterial alcanza niveles peligrosos. En algunos casos, los pacientes pueden experimentar dolores de cabeza, hemorragias nasales o dificultad para respirar.

Sin embargo, es más probable que los pacientes experimenten los siguientes síntomas sólo al hacer una crisis hipertensiva, momento en el cual se necesita una intervención médica inmediata:

  • Dolor de cabeza
  • Vómito
  • Náusea
  • Mareo
  • Visión borrosa o doble
  • Palpitaciones del corazón
  • Sin aliento [6]

Debido a que los síntomas de la presión arterial alta pueden no manifestarse hasta que los niveles sean peligrosamente altos, es sumamente importante que las personas comprendan las causas de la afección y los factores que contribuyen a ella.

Causas de la presión arterial alta

Para la mayoría de la población, no existe una causa única y perceptible de hipertensión arterial. Esto se llama hipertensión primaria o esencial y se cree que se desarrolla gradualmente con el tiempo. En la hipertensión secundaria, la presión arterial alta es causada directamente por una condición médica subyacente, como:

  • Problemas de riñón
  • Tumores de la glándula suprarrenal
  • Problemas de tiroides
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Defectos congénitos en los vasos sanguíneos
  • Ciertos medicamentos
  • Drogas ilegales, incluyendo anfetaminas y cocaína [7]

Factores de riesgo

Factores de riesgo de la presión arterial alta

Aunque no existe una causa única y distintiva de presión arterial alta, las siguientes variables aumentan la probabilidad de que se desarrolle:

  • Edad
  • Raza
  • Historia familiar
  • Obesidad
  • Condiciones crónicas
  • Consumo de tabaco
  • Falta de actividad física
  • Dietas altas en sodio
  • Mala alimentación
  • Consumo de alcohol
  • Estrés

A pesar del hecho de que la hipertensión esencial puede carecer de una única causa establecida, existen pruebas sólidas que relacionan ciertos factores de riesgo con una mayor probabilidad de desarrollar presión arterial alta. Estos factores de riesgo incluyen:

  1. Edad: El riesgo de hipertensión aumenta con la edad. Los hombres son más propensos a experimentar hipertensión hasta los 64 años; a partir de entonces, es más frecuente entre las mujeres.
  2. Raza: la presión arterial alta ocurre con más frecuencia en los afroamericanos que en los blancos.
  3. Antecedentes familiares: la hipertensión a menudo se presenta en personas de la misma familia.
  4. Sobrepeso u obesidad: cuanto más pesa una persona, más sangre se necesita para transportar nutrientes vitales a los tejidos. Cuando el volumen de sangre aumenta, también aumenta la presión contra las paredes arteriales.
  5. Condiciones crónicas: las personas con ciertas afecciones del sistema inmunológico, como la psoriasis, tienen un mayor riesgo de presión arterial alta. El alto nivel de azúcar en la sangre, una característica tanto de la diabetes tipo 1 como de la diabetes tipo 2, también está relacionado con la hipertensión. [8]

Factores de riesgo de estilo de vida

Falta de actividad física: la falta de ejercicio está vinculada a ritmos cardíacos más altos, lo que obliga al corazón a trabajar más y, por lo tanto, aumenta la presión arterial.

  1. Consumo de tabaco: fumar y mascar tabaco eleva la presión arterial de inmediato y puede causar daños a largo plazo en las paredes de las arterias.
  2. Dietas altas en sodio: se ha encontrado que las personas que comen menos sal tienen una presión arterial más baja que las que la consumen en exceso.
  3. Mala alimentación: la relación entre la grasa y la presión arterial ha sido estudiada durante mucho tiempo. Si bien las dietas ricas en grasas se consideraron un agente causante de la hipertensión, los expertos comenzaron a advertir sobre el tipo de grasas que se consumen, no el volumen. Específicamente, las grasas trans que se encuentran en los alimentos procesados representan la mayor amenaza tanto para la presión arterial como para la salud en general.
  4. Estrés: los investigadores han vinculado el estrés mental con la presión arterial alta, especialmente cuando el estrés se experimenta a largo plazo.
  5. Consumo de alcohol: los niveles de presión arterial sistólica son aproximadamente 7 mmHg más altos en las personas que beben regularmente que las que se abstienen del alcohol.

Con estos factores de riesgo en mente, exploremos algunas de las formas en que se puede tratar la presión arterial elevada, así como las etapas más avanzadas de la hipertensión.

Tratamientos para la presión arterial alta

Los tratamientos recomendados para la presión arterial alta varían según la etapa del paciente. Por ejemplo, si la presión arterial alta se eleva, los cambios en el estilo de vida pueden ser suficientes para bajar los niveles dentro del rango. Se ha demostrado que el ejercicio regular (quemar más de 1,500 calorías por semana) reduce la hipertensión en 27%. [9]

En general, las personas que hacen de 30 a 60 minutos de ejercicio por semana pueden esperar reducir su presión arterial en 4-9 mmHg. La pérdida de peso también es efectiva para reducir la presión arterial y algunas investigaciones sugieren que incluso perder diez libras puede tener un impacto significativo en el control de la presión arterial alta. Además, los medicamentos utilizados para controlar la presión arterial alta suelen ser más efectivos cuando los pacientes tienen un peso saludable. [10]

Tratamientos para la presión arterial alta

Los tratamientos recomendados para la presión arterial alta pueden variar según la etapa del paciente. Sin embargo, las siguientes acciones suelen ser recomendadas como tratamientos típicos:

  • Control de peso
  • Hacer ejercicio regularmente
  • Plan de nutrición optimizado
  • Dejar de fumar
  • Reducir el sodio en la dieta
  • Manejo del estrés
  • Limitar el consumo de alcohol

Por supuesto, el desafío de perder peso radica en mejorar el ejercicio y las opciones de alimentación. Comer una dieta rica en proteínas magras, verduras y frutas puede reducir la presión arterial hasta 11 mmHg en pacientes con hipertensión. [11] Limitar el consumo de sodio también puede ayudar pero, lo más importante, los alimentos procesados deben evitarse ya que muchos contienen cantidades excesivas de sodio. [12]

Si es necesario, algunos médicos también pueden recomendar la dieta de los Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión (DASH, por sus siglas en inglés de Dietary Approaches to Stop Hypertension) para ayudar a controlar el tamaño de las porciones, el colesterol y la ingesta de sodio, al mismo tiempo que promueven una dieta general equilibrada.

Controlar el estrés y seguir un estilo de vida más saludable al minimizar el consumo de alcohol y dejar de fumar también son cambios que pueden ayudar en las primeras etapas de la hipertensión. Además, la optimización de su horario de sueño también puede contribuir a mejorar la presión arterial.

Entendiendo la presión arterial alta - En conclusión

La presión arterial alta es una condición grave aunque en gran parte prevenible. Con tantos medios para controlarla, los pacientes tienen una variedad de opciones para trabajar hacia un rango más saludable o mantener niveles normales de presión arterial si ya están en un nivel ideal. Sin embargo, muchas personas desconocen su riesgo y, precisamente, lo que se puede hacer para preservar su salud tanto ahora como en el futuro.

Cenegenics les brinda a los adultos las herramientas que necesitan para optimizar el bienestar a cualquier edad. Nuestro programa le da prioridad al control de peso, la nutrición, una mejor calidad del sueño y, cuando es necesario, la optimización hormonal, para ayudar a los pacientes a vivir su vida más saludable. La reducción de la presión arterial es un subproducto natural de participar en el programa altamente personalizado, que toma en consideración la salud actual de cada paciente, los factores de riesgo genéticos y el estilo de vida.

Nuestros médicos también realizan un análisis profundo del paciente, que va mucho más allá de las pruebas de presión arterial, para lograr una imagen precisa y detallada del riesgo de enfermedad y la salud. Esto establece la base para un plan de tratamiento integral que aborde cualquier inquietud inmediata, como la hipertensión arterial, al mismo tiempo que adopta un enfoque preventivo de la enfermedad crónica para el bienestar a largo plazo. En última instancia, no sólo ayudamos a los pacientes a lograr una medida específica para la presión arterial normal, sino que permitimos cambios sostenibles para una vida más saludable y vibrante en general.

Si está interesado en aprender cómo Cenegenics puede ayudarlo a controlar su presión arterial y lograr un mejor estado de bienestar a largo plazo, busque un centro cercano para comenzar.

Próximos pasos para evitar los peligros de la presión arterial alta

Consulta Nuestros médicos de clase mundial crean un plan personalizado para ayudarlo a sentirse más de 10 años más joven. Estarás más enérgico, perderás peso, dormirás mejor, tendrás más libido y pensarás más claramente. Haga clic a continuación para programar una consulta con uno de nuestros médicos. Es rápido + fácil.

Recursos clave


Esta guía fue producida con contribuciones de los siguientes recursos clave

Age Management Medicine Volúmen 1

El libro de The Cenegenics Education and Research Foundation domina la nutrición saludable, el ejercicio y la terapia de reemplazo hormonal.

Age Management Medicine Volúmen 1

El libro de The Cenegenics Education and Research Foundation domina la nutrición saludable, el ejercicio y la terapia de reemplazo hormonal.

Autores

Jeffrey Park Leake, MD, CPT

El Dr. Jeffrey Park Leake es socio y director de educación de Cenegenics Elite Health, y se especializa en la gestión de la edad y el bienestar. Después de haber capacitado a cientos de médicos en todo el mundo, Dr. Leake también es Director de Educación para el curso Estrategias Clínicas para un Envejecimiento Saludable en AMM Educational Foundation.

Todd David Greenberg, MD, CSCS

El Dr. Todd Greenberg es un médico practicante con una amplia gama de experiencia, que incluye bienestar, ejercicio, lesiones deportivas y MRI de lesiones deportivas. Es profesor clínico asociado de radiología en University of Washington.

Referencias

[1] Asociación Americana del Corazón. "Controle su presión arterial". 30 de noviembre de 2017. Obtenido de la URL: https://www.heart.org/en/health-topics/high-blood-pressure/the-facts-about-high-blood-pressure# .WK7OgBKLSV5

[2] CDC. “Presión arterial alta”. 13 de febrero de 2019. Obtenido de la URL: https://www.cdc.gov/bloodpressure/index.htm

[3] Asociación Americana del Corazón. “Comprensión de las lecturas de presión arterial”. 30 de noviembre de 2017. Obtenido de la URL: https://www.heart.org/en/health-topics/high-blood-pressure/understanding-blood-pressure-readings

[4] CDC; véase más arriba.

[5] Clínica Mayo. "Presión arterial alta (hipertensión)". 12 de mayo de 2018. Obtenido de la URL: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/high-blood-pressure/symptoms-causes/syc-20373410

[6] Stephens, Carissa, RN, CCRN, CPN. "¿Qué hay que saber sobre la presión arterial alta?" MedicalNewsToday. 28 de noviembre de 2017. Obtenido de la URL: https://www.medicalnewstoday.com/articles/159283.php

[7] Clínica Mayo; véase más arriba.

[8] Stephens, Carissa, RN, CCRN, CPN; véase más arriba.

[9] Leake, Jeffrey Park, MD, CPT, y Greenberg, Todd David, MD, CSCS. Libro de texto de Medicina para la edad: Volumen 1. Leake-Greenberg Ventures, 2015. p. 224.

[10] Stephens, Carissa, RN, CCRN, CPN; véase más arriba.

[11] Clínica Mayo. “10 formas de controlar la presión arterial alta sin medicamentos”. 09 de enero de 2019. Obtenido de la URL: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/high-blood-pressure/in-depth/high-blood-pressure / art-20046974

[12] Leake, Jeffrey Park, MD, CPT, y Greenberg, Todd David, MD, CSCS; véase más arriba.

>